Compartir
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+
Compartir por Email

Adquirir una vivienda implica un proceso de muchos pasos: desde encontrar la casa de tus sueños hasta el momento en que firmas el contrato de compraventa. Y este, precisamente, es uno de los más complicados debido a las responsabilidades que representa. Por ello, en esta ocasión hablaremos sobre la importancia de leer las letras chiquitas.

Imagínate ahí, sentado: frente a ti, se abre un documento con cientos de palabras, títulos y subtítulos, muchas veces escrito con un lenguaje difícil de entender. Por otro lado, el tiempo avanza y el asesor inmobiliario espera a que firmes. ¡Demasiada presión! La realidad es que en una venta de inmuebles, nadie es capaz de procesar cada una de las cláusulas de este documento.

Las consecuencias de firmar un contrato de compraventa sin leer las letras chiquitas son muchas, pues uno se expone a cobros inesperados y tasas de interés variables; en suma, deudas que podrían afectar nuestro bolsillo.

También podría interesarte: ¿Cuánto pagar de renta según tu sueldo? ¡Averígualo aquí!

Tienes derecho a un contrato de compraventa justo

Lamentablemente, los contratos con cláusulas abusivas son tan comunes que la CONDUSEF creó el Registro de Contratos de Adhesión (RECA) para consultar qué clase de estipulaciones caen en esta categoría y así denunciarlas. Recuerda: en una venta de inmuebles, tienes derecho a un contrato que garantice tu seguridad financiera.

Si ya cuentas con algún servicio inmobiliario y estás a punto de firmar un contrato de compraventa, te compartimos algunos puntos que, de manera obligatoria, deberás encontrar, ¡toma nota!

Fecha y lugar en que se realiza el contrato de compraventa

Partes o personas. En este rubro, se define quiénes son los participantes, es decir, comprador y vendedor. En algunos casos, encontrarás un apartado para añadir testigos.

También podría interesarte: ¿Interesado en un crédito INFONAVIT? Usa su herramienta de precalificación

Validez. Aquí se establece que ambas partes son conscientes de la transacción, que el vendedor es el único dueño de la propiedad en esta venta de inmuebles. y que ésta se encuentra al corriente en términos de impuestos.

Gastos de cierre. Todos aquellos que sean necesarios para completar la transacción como los honorarios de algún abogado o el asesor inmobiliario.

Fechas y pagos. En este apartado, se estipula cuándo se entregará la vivienda, la cantidad a pagar así como la forma y los plazos.

Ahora que has contratado un servicio inmobiliario y estás a punto de firmar un contrato de compraventa, estarás más protegido con las recomendaciones que Tu Cantón tiene para ti. ¡Toma nota y consigue la casa de tus sueños!

Tiny URL para esta entrada:
 

Publicado por Smartup

Dejar una respuesta