Compartir
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+
Compartir por Email

 

¿Haz escuchado sobre el término gentrificación? Consiste en reemplazar de manera progresiva aspectos del lugar que habitas y tiene como consecuencia la revalorización de la propiedad.

Este concepto es uno de los más interesantes cuando se habla de urbanismo, ya que puede afectar de manera positiva o negativa la reputación de las casas en venta.

Imagina que hace 10 años compraste una propiedad en una zona de nivel adquisitivo medio. A ese inmueble le realizaste algunos cambios a la fachada y los vecinos del lugar hicieron lo mismo. El barrio empezó a verse mejor y las autoridades locales decidieron arreglar las calles y limpiar un poco.

De pronto, muchas personas con un nivel adquisitivo más alto empezaron a comprar propiedades cercanas y repitieron el proceso. Distintos comercios se instalaron en la misma zona; la colonia que era de un nivel adquisitivo bajo dejó de serlo, su aspecto mejoró y el precio de compra y alquiler se elevó.

Pros y contras de la gentrificación

La gentrificación es positiva para los propietarios; sin embargo, afecta a los inquilinos ya que los precios de alquiler aumentan.

Para los propietarios es una oportunidad de inversión, pues pueden optar por alquilar las propiedades a comercios interesados en instalarse en la zona. También es una oportunidad para dividir las grandes propiedades antiguas y crear departamentos para sacar provecho.

Por otro lado, es una oportunidad de vender inmuebles a buen precio. Muchas constructoras estarán interesadas en comprar propiedades viejas para derribarlas y crear nuevos edificios.

Así que ya sabes, si cuentas con una casa o departamento en una zona cercana al centro y que poco a poco esté cobrando vida, piensa bien cómo invertir en ella y sacarle todo el provecho. ¡Una inversión de este tipo puede ser tu gran oportunidad de retiro!

Tiny URL para esta entrada:
 

Publicado por Smartup

Dejar una respuesta