Compartir
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+
Compartir por Email

Si tu meta en el corto o mediano plazo es una casa en venta, es natural que un sin fin de interrogantes te plantees en este momento en torno a cómo organizar tus finanzas para cubrir las cuotas de una hipoteca así como los gastos inamovibles que generas mensualmente.

Estas dudas son normales y forman parte de asumir un compromiso económico para adquirir tu patrimonio. Pero para tu tranquilidad también debes pensar que la compra de una casa está ya al alcance de cualquier persona. Sólo basta con proyectar un esquema financiero que te permita asumir los gastos y vivir tranquilo.

Gastos para comprar casa y gastos fijos

Para realizar dicho esquema debes considerar 2 gastos inamovibles que son: el pago de la hipoteca y tus gastos fijos como la comida, transporte, y, en algunos casos, colegiaturas, servicios, impuestos, así como el entretenimiento y actividades de ocio.

Antes de acudir a solicitar algún crédito hipotecario, no está de más realizar algunos cálculos sencillos. Son estimaciones que te confirmarán que esa casa con la que sueñas puede ser una realidad.

Diversos especialistas sugieren no exceder 3 a 5 veces el sueldo anual familiar. Por ejemplo, si sumas ingresos anuales por 100 mil pesos se sugiere no rebasar el precio de 500 mil pesos en una casa.

Además, hay una serie de costos que debes considerar previos a la compra de una vivienda. Como es el enganche, que deberás desembolsar al instante y será aproximadamente de un 20% del valor de la propiedad. Recuerda que entre más elevado sea este monto, los intereses y los plazos con seguridad disminuirán.

Maneja también un fondo de reserva. Se sugiere contar con al menos 2 meses de ahorro extra para tener tranquilidad en caso de presentarse un imprevisto.  Si aún no lo tienes te sugerimos abrir una cuenta bancaria independiente a las que manejas. Ésta será destinada exclusivamente a lograr este propósito y depositar rigurosamente una cantidad mensual.

Para lograr tu meta, reduce algunos gastos que no comprometan ninguno de tus rubros básicos de vida. Con esto aumentarás tu tasa de ahorro y comparte este plan en familia para que puedan lograrlo más fácil.

Si tienes paciencia y mantienes la constancia, con seguridad alcanzarás ese gran objetivo que te mereces: tu casa infonavit propia.

Tiny URL para esta entrada:
 

Publicado por Smartup

Dejar una respuesta